¿Qué es realmente el Big Data?

Te explicamos en qué consiste

¿Qué es realmente el Big Data?

Técnicamente Big Data es un término que describe grandes cantidades de datos complejos y variables, que necesitan de técnicas y tecnologías avanzadas para habilitar su captura, almacenamiento, distribución, gestión, y análisis.

Es muy difícil poner de acuerdo a los expertos en una definición concreta, aunque todo se resume al reconocimiento de patrones, es decir, cómo la información cruda o en bruto puede ser útil cuando se interpreta y aplica de la manera correcta.

Desde los likes que damos en Facebook hasta las gestiones del cajero o cualquier búsqueda que hacemos en la red, etc. Todo ello suma muchísimos datos diarios que, una vez estructurados y analizados, generan nuevas oportunidades de negocio.

Las aplicaciones prácticas del Big Data son muchas y muy variadas. Una de las más utilizadas actualmente es el desarrollo de algoritmos predictivos sobre las pautas de comportamiento de usuarios o consumidores de un determinado servicio.

Un buen ejemplo es el caso de los asesores de Barack Obama, quienes en las elecciones de 2012 utilizaron los comentarios en las redes sociales para incluir en su discurso las cuestiones que más interesaban a los ciudadanos, analizando incluso las preferencias televisivas de los votantes más indecisos para introducir anuncios en las pausas publicitaria.

Uno de los sectores empresariales que puede dar un uso más interesante al Big Data es sin duda el de las Ventas. Disponiendo de un conjunto de datos rico y robusto, se pueden realizar análisis predictivos del comportamiento de los clientes, sus preferencias o sus acciones.

Por poner un ejemplo, los supermercados pueden utilizar la información contenida en los tickets de compra para predecir qué artículos se suelen comprar en conjunto con qué otros, con qué frecuencia o en qué día de la semana. De esta manera, pueden idear ofertas que encajen dentro de las preferencias habituales del cliente, o colocar los artículos en las estanterías siguiendo un orden que responda a sus necesidades.

Otra aplicación muy interesante del Big Data son las técnicas predictivas de flujo de tráfico urbano. Cada vez más ciudades se suman a la utilización de tecnología de este tipo, convirtiéndose en Smart Cities. Con las herramientas adecuadas, se puede medir el tráfico en determinados lugares según la hora o las circunstancias y detectar puntos conflictivos.

La utilidad que se le puede dar a esta información es tremenda, desde dar lugar a obras que agilicen el tráfico en los puntos críticos, hasta publicar la información en medios que permitan a los usuarios conocer en según qué horas es mejor evitar ciertos caminos o directamente utilizar el transporte público.

Estos son solo algunos ejemplos de los análisis y conclusiones que puede proporcionar el Big Data, un concepto que cada vez más frecuentemente vemos utilizar en empresas, ciudades y casi cualquier entidad que quiera mejorar su funcionamiento a través del estudio de la información.

Artículos Relacionados

¿Te gustaría saber más sobre la Analítica Avanzada y el Big Data? Haz clic aquí.

LinkedIn

Artículos Relacionados

¿Te ha gustado este artículo? ¡No te cortes y déjanos tu comentario!

Usted está como invitado.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Política de Cookies