Web Responsive, ¿Aún no tienes una?

La web responsive ya se instaura como un elemento fundamental en nuestra presencia online

A día de hoy, casi cualquier empresa tiene presencia en internet. Algunas aparecen de manera más notoria y otras menos pero está bastante asentada ya la idea de que, para poder tener éxito y notoriedad, es necesario aparecer en el mundo digital.  

Y muchas son las maneras de tener y controlar esta presencia en la red: estar en redes sociales como Facebook, Twitter, Linkedin, utilizar publicidad digital, directorios de empresas, sustituyendo de alguna manera las antiguas guías telefónicas... No obstante, una que se instaura como fundamental, y que ha sido de las primeras en aparecer, es la página web.

Tener hoy en día una web a la que remitir a nuestros clientes, consumidores o potenciales clientes o socios es algo básico y necesario. Un hueco que permita mostrar al mundo quiénes somos y qué es lo que hacemos. 

No obstante, tener solamente una página web que permita responder a estas cuestiones se queda corta. Ya no solamente queremos hacer llegar el qué y el quién, sino también el cómo.  Es decir, que no solamente es importante tener una web, sino que también lo es el que sea atractiva. Una web con múltiples recursos y elementos que permita darnos toda la información necesaria y de la mejor manera posible. 

Y ya no se trata únicamente de hacerla atractiva. Actualmente, es posible acceder a internet desde cualquier rincón gracias a dispositivos electrónicos como tablets y smartphones. Esto ha generado la necesidad de modificar y adaptar las webs en base a esta evolución en la tecnología, permitiendo ser visualizada en cualquiera de estos dispositivos. De ahí viene la web responsive, o lo que es lo mismo, hacer que tu página web pueda ser visible de forma correcta a través de cualquier dispositivo móvil mediante  un diseño y maquetación adaptados a ellos.  Una técnica que permita el perfecto visionado de todos nuestros contenidos de forma cómoda e intuitiva, pudiendo explotar todas las posibilidades del mundo digital en todos los formatos posibles.

¿Quién no ha accedido  alguna vez a una  página web desde el móvil o intentado realizar una compra? ¿Y qué ha pasado al comprobar que esa página o sitio no estaba adaptado? Es por esto por lo que es tan importante tenerlo presente siempre: Si el consumidor no está contento, cambiará de sitio, buscando otro que sí se adapate a sus necesidades. Así de simple. 

Si tenemos en cuenta que más de la mitad de usuarios navegan por la red con dispositivos portátiles, y si consideramos el hecho de que esta cifra irá en aumento, resulta imposible pensar que nuestro sitio de referencia online no esté adaptado a las necesidades del mercado. Un mercado para el que, si no somos capaces de ver y atender esas necesidades, acabará repercutiendo directamente en nuestra web, con menos visitas y más dificultad para hacer llegar nuestro mensaje o nuestras campañas. No hay que olvidar que el hecho de ser responsive, está muy relacionado con el posicionamiento SEO de nuestra web siendo incluso recomendado por Google. 

Y para poder hacer de tu web, una web responsive, la fórmula es sencilla. Basta con unificar los contenidos y servicios de la página y adaptarlos de forma conjunta según las diferentes opciones de formato y tamaños para que puedan ser visibles desde cualquier dispositivo, sin tener que estar haciendo desplazamientos horizontales en la pantalla o zoom continuo. Teniendo por supuesto claros algunos aspectos como la velocidad de carga, los diferentes tipos de formatos existentes, simplificar en elementos como los efectos web y revisar las veces que sea necesario neustra web para asegurar que no haya ningún fallo. 

Así que ya lo sabes, no solamente es importante aparecer en internet: ahora es casi igual o más importante aparecer correctamente desde cualquier formato tecnológico, para ser accesibles y visibles a la mayoría de personas posibles. 

Y tu ¿Ya tienes tu web responsive?

Google Plus
LinkedIn

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.